• Universidad Pedro de Gante
  • Universidad Pedro de Gante

LA IMPORTANCIA DE LA NUTRICIÓN EN LA ETAPA PREESCOLAR

30 de Abril de 2013

LA IMPORTANCIA DE LA NUTRICION EN LA ETAPA PREESCOLAR

La etapa preescolar (1-6 años de edad) se caracteriza por el vasto desarrollo y la adquisición de habilidades. Debido a  que el crecimiento es lento durante estos años, también disminuye el apetito, lo que a menudo preocupa a los padres. 
Los niños tienen menos interés en los alimentos y más interés en el mundo que les rodea. Durante este tiempo, desarrollan caprichos transitorios a ciertos alimentos, rehusando alimentos que antes aceptaban o pidiendo uno en particular en cada comida. Los padres necesitan comprender que este período es parte del desarrollo, deben continuar ofreciendo los alimentos favoritos y sustituir aquellos que se rechazan por alguno del mismo grupo alimentario. 

La ingesta de alimentos y los hábitos alimenticios de los niños en la etapa preescolar se encuentra influenciada mayormente por el ambiente familiar. Las actitudes de los padres hacia los alimentos han demostrado ser un fuerte elemento para predecir los gustos e inapetencias a los alimentos. Por lo tanto, los padres y otros adultos prestadores de cuidados son responsables de ofrecer una variedad de alimentos nutritivos y adecuados para el desarrollo del niño. 

En esta etapa, los niños se benefician de la ingesta de porciones pequeñas 
de alimentos que se les ofrezcan varias veces al día, debido a su menor capacidad y a la variabilidad del apetito. Un consejo general es ofrecer una cucharada de alimento cocido por cada año de edad y se sirve más alimento de acuerdo con el apetito. La mayoría de los niños preescolares comen de cuatro a seis veces al día, lo que hace que las meriendas sean tan importantes como las comidas que contribuyen a la ingesta de nutrientes diarios totales. Las meriendas deben elegirse con cuidado de  manera que sean ricas en nutrientes (por ejemplo: fruta, galletas al agua o integrales con queso de  untar semi descremado, cereales con leche, licuados, sándwiches). 

Todos los sentidos son importantes en la aceptación de los alimentos por parte de los niños pequeños. Por lo general, se evitan temperaturas extremas y a menudo se requiere una sensación de orden en la  presentación de los alimentos. Muchos niños no aceptan alimentos que estén en contacto entre sí en el  mismo plato (guisos de carne con verduras por ejemplo). Algunos elementos se rechazan debido al  olor más que al sabor. 
Los niños preescolares necesitan de una rutina en sus actividades diarias. Es por ello que es beneficioso servirles las comidas a las mismas horas 
todos los días. Para estos niños comer es una experiencia nueva. Ofrézcales de a una comida nueva por vez. No se sorprenda si al principio ellos  se muestran curiosos, juegan con la comida, y se rebelan cuando se les obliga a comer. Trate de ser paciente y mantener el sentido del humor a  medida que los niños atraviesan este período. La mejor manera de asegurarse que sus hijos obtengan los nutrientes que necesitan para crecer es dándoles una variedad de comidas nutritivas  que sean bajas en grasas y azúcar. 

 

Sección Ensayos.Colegio Aída Rodríguez Sánchez. Colegio en Monterrey. Escuela Privada en Monterrey